• Alejandro Lagos

¿Qué es el control de calidad y para qué sirve en una empresa?



En 2016 hubo varios casos de teléfonos que explotaban. Esto sucedió a la empresa coreana Samsung con su modelo Galaxy Note 7. Los acontecimientos no solo se volvieron virales, sino que también se convirtieron en una completa pesadilla para la compañía, la cual, tras algunos meses, tuvo que detener la producción y las ventas de dicho dispositivo.


El control de calidad es un modo de verificar que un producto sea útil, seguro y cumpla todas sus funciones de forma correcta. Además, sirve para avalar que cumple con las normas de seguridad y calidad de los países donde se vende, que el empaque sea adecuado (para que el producto no se dañe o se contamine) y que proporcione la información necesaria para el consumidor (etiquetado e instructivos o guías de operación).


El control de calidad garantiza que todas las actividades y acciones emprendidas para el desarrollo de un producto satisfagan las necesidades del cliente (consumidor final) y los estándares de la empresa, por ejemplo: materiales, costos, tiempos de producción, entre otros. Por eso es imprescindible realizar un control estadístico para establecer variables y controlar cada etapa del proceso productivo, generar frecuencias, mediciones, intervalos, rangos, probabilidades, correlaciones, atributos y demás datos de control que permitan la producción de un producto libre de errores.


Los procesos de control de calidad se establecen según los intereses y objetivos que la empresa determine. Cada uno se encarga de la vigilancia y cumplimiento de diferentes normas o procedimientos para que el producto final tenga éxito. A continuación, compartimos los tipos de control de calidad más relevantes para las empresas.

El producto final representa el inicio de otro proceso: llevarlo a manos de los consumidores.


¿Cómo establecer el control de calidad?


Te compartimos los pasos básicos para establecer un control de calidad de los productos de tu empresa:


1. Define lo que vas a inspeccionar


Si bien puedes realizar una inspección general de todos los procesos de tu empresa, te recomendamos empezar por un producto específico. De esta manera podrás hacer las modificaciones o mejoras de manera más organizada.

Para realizar esta inspección puedes determinar prioridades, con base en algunos productos que hayan presentado fallas o de los cuales hayas recibido quejas recientes por parte de los consumidores.


Después, debes seleccionar un número de unidades representativas con las que trabajarás para llevar a cabo el control de calidad. Luego, determinarás el funcionamiento y la calidad de productos similares (puedes basarte en otros de tus productos que ya han sido optimizados).


2. Establece los estándares de calidad


Según sea tu industria o sector, debes establecer los estándares y requerimientos que tu producto debe cumplir para poder venderse. En este paso debes definir los atributos, variables y procesos a seguir para garantizar que tu producto funcione eficazmente y cumpla con las expectativas de los clientes.


3. Realiza el control de calidad


Una vez que tengas tus muestras y hayas establecido los estándares que deben cumplir, debes comenzar con la inspección. El objetivo es revisar cada una de las unidades y verificar si cumplen con lo requerido. En caso de que no sea así, es indispensable analizar en dónde radica el error o desperfecto y detectar qué parte del proceso operativo falló o provocó las deficiencias.


4. Hacer las modificaciones u optimizaciones necesarias


El control de calidad no sólo se debe aplicar en las grandes empresas, para quienes importan productos desde China también es importante que implementen un proceso de control de calidad de los productos que van a poner a la venta. En una partida de miles de productos, seguramente habrá alguno con defecto, si este defecto lo detecta el comprador final se genera un deterioro en el prestigio de su negocio. Por tal razón, antes de salir de bodega, cada producto debe ser inspeccionado y embalado nuevamente contando con la certeza que llegará a su cliente en óptimas condiciones. La estadística nos dirá si es procedente reclamar al fabricante para su devolución en la próxima compra.

71 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo